sábado, 31 de mayo de 2008

Koré del peplos de la Acrópolis




 

Obra: Koré del peplos de la Acrópolis
Fecha: Hacia el 530 a.C.
Estilo: Griego, período arcaico
Material: Mármol con restos de policromía

A las figuras femeninas del periodo arcaico griego se las da el nombre genérico de koré (korai en plural). Este término sirve para designar en este periodo a las estatuas que se las representa de pie. Van vestidas con un peplos, como en este caso. Y aunque los brazos van pegados al cuerpo en las figuras más antiguas, también podía tener uno o los dos brazos erguidos a partir del codo. El rostro, estereotipado, cuyo objetivo no era ser el retrato de una persona real, estaba envuelto en cabello de una volumetría poco natural, como si se tratara de una peluca geometrizada. La estatua se pintaba y la parte de la piel se coloreaba de blanco. Se conservan restos de la policromía en varias partes de la escultura que mide 1,20 ms de altura.
Esta figura, conocida como la koré del peplos de la Acrópolis ateniense, es una obra maestra. Representa a una joven vestida que llevan en una mano una ofrenda (flor, pájaro, fruta...), en este caso perdida.
Al mostrar solamente el rostro, se convierten en un documento muy válido para el estudio de la vestimenta en la escultura griega. Va vestida con una larga túnica de suma sencillez pero, a la vez, elegante. Apenas percibimos los detalles anatómicos del cuerpo femenino; sólo la marca de la cintura y un pequeño atisbo de los senos. En contraste con la sencillez del vestido, el peinado, de largas trenzas que le cuelgan por delante, y la delicadeza del rosto muestran la finura de la obra.
En general, en este periodo se nota una fuerte influencia de la estatuaria egipcia, y dan la sensación de macicez y rigidez corporal. La koré se esculpía de formas variadas, sobre todo en lo que concierne a la indumentaria y al peinado, que reflejan la moda de las diferentes localidades donde se esculpía.
El modelo tiene su versión masculina, conocida como kuros (kuroi en plural). El kurós era pintado de color marrón.
Este tipo de obras se ofrecía como exvoto a las divinidades por parte de las grandes familias.

******************

 

Koré do peplos da Acrópole
Cara ao 530 a.C.
Grego, período arcaico
Mármore con restos de policromía

Ás figuras femininas do período arcaico grego dáselles o nome xenérico de koré (korai en plural). Este termo serve para designar neste período as estatuas que se representan de pé. Van vestidas cun peplos, como neste caso. E aínda que os brazos van pegados ao corpo nas figuras máis antigas, tamén podían ter un ou os dous brazos erguidos a partir do cóbado. O rostro, estereotipado, cuxo obxectivo non era ser o retrato dunha persoa real, estaba envolvido en cabelo dunha volumetría pouco natural, coma se se tratase dunha perruca xeometrizada. A estatua pintábase e a parte da pel coloreábase de branco. Consérvanse restos da policromía en varias partes da escultura que mide 1,20 m de altura.
Esta figura, coñecida como a koré do peplos da Acrópole ateniense, é unha obra mestra. Representa a unha moza vestida que leva nunha man unha ofrenda (flor, paxaro, froita...), neste caso perdida.
Ao mostrar soamente o rostro, convértense nun documento moi válido para o estudo da vestimenta na escultura grega. Vai vestida cunha longa túnica de suma sinxeleza pero, á vez, elegante. Apenas percibimos os detalles anatómicos do corpo feminino; só a marca da cintura e un pequeno indicio dos seos. En contraste coa sinxeleza do vestido, o peiteado, de longas trenzas que lle colgan por diante, e a delicadeza do rostro amosan a finura da obra.
En xeral, neste período nótase unha forte influencia da estatuaria exipcia, e dan a sensación de corpo macizo e rixidez corporal. A koré esculpíase de formas variadas, sobre todo no que atinxe á indumentaria e ao peiteado, que reflicten a moda das diferentes localidades onde se esculpía.
O modelo ten a súa versión masculina, coñecida como kuros (kuroi en plural). O kurós era pintado de cor marrón.
Este tipo de obras ofrecíase como exvoto ás divindades por parte das grandes familias.

viernes, 30 de mayo de 2008

Kuros Anavysos



Obra: Kuros Anavyssos
Fecha: 540-515 a.C.
Estilo: Griego, período arcaico
Técnica: Mármol con restos de policromía
.
Se conoce el nombre del representado, porque conserva una inscripción en la que se lee: "Permanece triste, en pie junto a la estela del fallecido Kroisos, luchador de primera línea, a quien el tempestuoso Ares ha arrebatado". Por ella sabemos que la escultura es un monumento funerario y que Kroisos murió, probablemente, en batalla.
Este tipo de esculturas griegas reciben el nombre genérico de kuros (kuroi en plural). Responden a modelos convencionales que se repiten. Es un joven desnudo, de cuerpo atlético, que lleva los brazos pegados al cuerpo, una pierna adelantada y las plantas de los pies pegadas al suelo (rasgos semejantes a los de la escultura egipcia). La cara presenta unos ojos almendrados y saltones, con una falsa sonrisa (sonrisa arcaica). 
Dos leyes se cumplen en ella: simetría y frontalidad. Esta escultura está ya más evolucionada hace un mayor acercamiento a la realidad que los primeros kuros del siglo VII/VI a.C. Pertenece al estilo griego arcaico y fue realizada en mármol entre el 540 y el 515 a.C

*****************

Coñécese o nome do representado, porque conserva unha inscrición na que se le: "Permanece triste, en pé xunto ao ronsel do falecido Kroisos, loitador de primeira liña, a quen o tempestuoso Ares arrebatou". Por ela sabemos que a escultura é un monumento funerario e que Kroisos morreu, probablemente, en batalla
Este tipo de esculturas gregas reciben o nome xenérico de kuros (kuroi en plural). Responden a modelos convencionais que se repiten. É un mozo espido, de corpo atlético, que leva os brazos pegados ao corpo, unha perna adiantada e as plantas dos pés pegadas ao chan (trazos semellantes aos da escultura exipcia). A cara presenta uns ollos amendoados e saltóns, cun falso sorriso (sorriso arcaico). 
Dúas leis cúmprense nela: simetría e frontalidade. Esta escultura está xa máis evolucionada e fai un maior achegamento á realidade que os primeiros kuros do século VII/VI a.C. Pertence ao estilo grego arcaico e foi realizada en mármore entre o 540 e 515 a.C.


jueves, 29 de mayo de 2008

Templo del Erecteion



Obra: Templo del Erecteion
Autor: Filocles? Mnesicles?
Fecha: Entre el 421 y 406 a.C.
Estilo: Griego, periodo clásico
Materia: Mármol
.

Situado en la acrópolis de Atenas, este templo está dedicado a Atenea Polias, Poseidón y Hefesto y a Erecteo, legendario rey de Atenas. Fue construido entre los años 421 y 406 a. C. para reemplazar al antiguo templo de Atenea Polias que había sido destruido por los persas el 480 a. C. durante las Guerras Médicas.
Es una obra sin eje único ni simetría que presenta tres pórticos. La irregularidad del terreno y el haberse levantado sobre un espacio sagrado que no se podría modificar, originaron estas irregularidades. El resultado final se caracteriza por distintas soluciones brillantes dentro del conjunto que es incoherente. 
Es de orden jónico y áptero (no tiene columnas en los lados laterales). En el interior hay dos cellas. Al este está situado un templo hexástilo (se ve en la imagen) dedicado a Atenea. En sentido norte-sur y perpendicular al anterior se sitúa un templo dedicado a los dioses Poseidón y Hefesto, al rey mítico Erecteo.
Además, para integrar la tumba del mítico rey Cécrope en el conjunto, se dispuso uno de los elementos más característicos y conocidos del templo, la tribuna de las Cariátides, que oculta la escalera que conduce a la tumba. Esta galería está formada por seis figuras femeninas que reemplazan a las columnas y que soportan el entablamento. Hoy están todas en el Museo de la Acrópolis, menos una que se encuentra en el Museo Británico (Londres).

.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Linterna de Lisícrates


Obra: Linterna de Lisícrates
Fecha: 334 a.C.
Estilo: Griego, período helenístico
Material: Mármol

Este monumento conmemorativo está levantado en honor del ganador de un concurso de tragedias y comedias celebradas en el Teatro de Dionisos. Los burgueses atenienses, patrocinadores de los coros ganadores, erigían este tipo de elaborados memoriales en la Calle de los Trípodes, al este del teatro. 
Con anterioridad ya se había utilizado el capitel corintio en el interior de algunos templos jónicos Pero ahora nos encontramos con uno de los primeros monumentos de orden corintio para elementos exteriores y coincide casi exactamente con la subida al trono de Alejandro Magno. Con todo, el capitel está un tanto alejado de lo que serán luego los capiteles corintios. 
Es un pequeño tholos (edificio de planta circular) levantado sobre un pedestal cuadrado. Las seis columnas se han utilizado en esta ocasión para conseguir la articulación del muro y no como elemento sustentante. Aunque de la sensación de que son columnas adosadas, en realidad son columnas enteras, pues lo que se hizo fue rellenar los intercolumnios con el muro, quedando parte dentro y dando la sensación de que son sólo medias columnas. 
La cubierta es de mármol pentélico, de forma cónica, con un friso en relieve en donde está escrita la dedicatoria. Sobre ella se coloca un emblema floral que serviría de soporte para el trípode. 
En el friso se representa un episodio del Himno Homérico a Dionisos, el de los piratas transformados en delfines. También hay una decoración muy simple en bajorrelieve en el muro entre los capiteles. 
Este monumento es importante porque, aunque se piensa, y quedan noticias de ello, que se habrían edificado más en homenaje a otros ganadores, es el único de este tipo que se conserva. Se ha conservado porque se encontraba en el interior de un convento franciscano.