miércoles, 27 de agosto de 2008

Santiago de Compostela: pórtico de la Gloria



Obra: Pórtico de la Gloria (catedral de Santiago de Compostela)
Autor: Maestro Mateo
Fecha: Siglo XII; terminado en 1188
Estilo: Románico
Técnica: Piedra de granito policromada


Con el pórtico de la Gloria (puerta oeste) se remata la parte escultórica más importante de la catedral románica de Santiago de Compostela. Fue realizado por el maestro Mateo y su equipo (obradoiro) entre 1168 y 1188. Esta fecha está en el dintel del pórtico.
Para entender la iconografía de los tímpanos de las tres puertas de la catedral hay que tener presente que la temática está relacionada entre ellos. En la puerta norte (Azabachería) se relataba la creación del mundo, del hombre, y la infidelidad de éste a Dios; pero también aparecía la promesa de una Redención. En la portada sur (Platerías) aparece el cumplimiento de la promesa de salvación hecha en el paraíso: Cristo, en su doble naturaleza divina (tema de la Epifanía) y humana, (escenas de la Pasión) viene a salvar al hombre del pecado y de la muerte. Ahora, en esta portada, llega el desenlace lógico: Cristo, que ha muerto por los hombres, viene a juzgar a la humanidad.
El pórtico está formado por tres arcadas montadas sobre pilares en cuyos fustes hay figuras de profetas y apóstoles.
El tímpano central está presidido por la figura de Cristo resucitado en el centro del tímpano. A su lado están las cuatro figuras de los evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) con sus símbolos correspondientes, grupo conocido como tetramorfos. Encima del dintel hay ángeles con instrumentos de la Pasión; son como los avales que permiten a Cristo juzgar después del padecimiento pasado. A derecha e izquierda de Cristo se encuentran unas figuras pequeñas que representan a las innumerables almas de los salvados de que habla el Apocalipsis. Rodeando al tímpano están los 24 ancianos de los que también habla el Apocalipsis: cada uno tiene un instrumento musical, excepto los dos del centro, que tocan un único instrumento (el organistrum, llamado después zanfona o zanfoña en gallego) entre los dos.
En la portada de la izquierda está representado el Antiguo Testamento, con figuras humanas aprisionadas por la ley (un grueso toro) de la que libera la redención de Cristo.
En la portada de la derecha se sitúa el juicio que está presidido por las cabezas de Cristo y san Miguel, situadas en las piedras clave de los dos arcos. Estas figuras separan, a nuestra izquierda, a las almas, representadas como figuras humanas pequeñitas, de los salvados que son llevados por ángeles al tímpano central, y a nuestra derecha está el infierno, con las figuras de condenados.
El conjunto estaba policromado, pero se repintó en el XVII; y en el XIX se hizo un vaciado en yeso que quitó parte de las pinturas. En su origen el pórtico estaba abierto, pero al construirse la actual fachada del Obradoiro en el XVIII, parte del pórtico se derribó, y sus esculturas están en el museo.
Es una obra cumbre del románico en escultura. Por su proximidad al siglo XIII, presenta ya algunos rasgos pregóticos, tanto en la arquitectura como en la escultura.
No debemos olvidar que la escultura románica es, en gran parte, monumental. También conviene recordar el carácter didáctico de estas esculturas; el pueblo debía conocer los misterios cristianos y para ello nada mejor que este tipo de esculturas (Biblia en piedra).

 ************


Obra: Pórtico da Gloria (catedral de Santiago de Compostela)


Autor: Mestre Mateu
Data: Século XII; terminado en 1188
Estilo: Románico
Técnica: Pedra de granito policromada

Co pórtico da Gloria (porta oeste) remátase a parte escultórica máis importante da catedral románica de Santiago de Compostela. Foi realizado polo mestre Mateu e o seu equipo (obradoiro) entre 1168 e 1188. Esta data está no lintel do pórtico.
Para entender a iconografía dos tímpanos das tres portas da catedral hai que ter presente que a temática está relacionada entre eles. Na porta norte (Acibechería) relatábase a creación do mundo, do home, e a infidelidade deste a Deus; pero tamén aparecía a promesa dunha Redención. Na portada sur (Praterías) aparece o cumprimento da promesa de salvación feita no paraíso: Cristo, na súa dobre natureza divina (tema da Epifanía) e humana, (escenas da Paixón) vén salvar ao home do pecado e da morte. Agora, nesta portada, chega o desenlace lóxico: Cristo, que morreu polos homes, vén xulgar á humanidade.
O pórtico está formado por tres arcadas montadas sobre alicerces en cuxos fustes hai figuras de profetas e apóstolos.
O tímpano central está presidido pola figura de Cristo resucitado no centro do tímpano. Ao seu lado están as catro figuras dos evanxelistas (Mateu, Marcos, Lucas e Xoán) cos seus símbolos correspondentes, grupo coñecido como tetramorfos. Encima do lintel hai anxos con instrumentos da Paixón; son como os avales que permiten a Cristo xulgar despois do padecemento pasado. Á dereita e esquerda de Cristo atópanse unhas figuras pequenas que representan ás innumerables almas dos salvados de que fala a Apocalipse. Rodeando o tímpano están os 24 anciáns dos que tamén fala a Apocalipse: cada un ten un instrumento musical, excepto os dous do centro, que tocan un único instrumento, o organistrum, chamado despois zanfona, entre os dous.
Na portada da esquerda está representado o Antigo Testamento, con figuras humanas apreixadas pola lei (un groso touro) da que libera a redención de Cristo.
Na portada da dereita sitúase o xuízo que está presidido polas cabezas de Cristo e san Miguel, situadas nas pedras clave dos dous arcos. Estas figuras separan, á nosa esquerda, as almas, representadas como figuras humanas pequeniñas, dos salvados que son levados por anxos ao tímpano central, e á nosa dereita está o inferno, coas figuras de condenados.
O conxunto estaba policromado, pero repintouse XVII; e no XIX fíxose un baleirado en xeso que quitou parte das pinturas. Na súa orixe o pórtico estaba aberto, pero ao construírse a actual fachada do Obradoiro no XVIII, parte do pórtico derribouse, e as súas esculturas están no museo.
É unha obra cume do románico na escultura. Pola súa proximidade ao século XIII, presenta xa algúns trazos pregóticos, tanto na arquitectura como na escultura.
Non debemos esquecer que a escultura románica é, en gran parte, monumental. Tamén convén recordar o carácter didáctico destas esculturas; o pobo debía coñecer os misterios cristiáns e para iso nada mellor que este tipo de esculturas (Biblia en pedra).

No hay comentarios: