viernes, 4 de julio de 2008

Panteón de Roma: interior




Obra: El Panteón
Estilo: Romano, periodo imperial
Fecha: Siglo II d.C.; entre el 128-125
.
En el siglo VII fue convertido en iglesia dedicada a Santa María ad Martyres transformando en altares los nichos laterales. 
En el interior nos encontramos un cuerpo cilíndrico formado por una serie de columnas y pilastras corintias que soportan un entablamento roto por el gran ábside semicircular integrado en el tambor y situado frente a la entrada principal. Entre las columnas y pilastras hay nichos y hornacinas separadas por cuerpos macizos delante de los cuales aparecen altares con imágenes. 
El cuerpo superior del tambor ofrece alternativamente macizos cuadrados y vanos rectangulares remarcados por una nueva alternancia: frontones triangulares sobre los rectángulos y rectángulos sobre los cuadrados. 
La cúpula está decorada con casetones de tamaño escalonado disminuyendo sus proporciones a medida que se acercan al óculus, un orificio circular de 8,92 m. de diámetro que es la única fuente de luz a una altura de 43,5 m. Para aliviar el peso de la cúpula se utilizó el hormigón mezclado con materiales ligeros como cascotes de tufo (piedra volcánica, porosa, de poco peso) y escoria volcánica además de los casetones que unían así una función técnica a la meramente decorativa
Para reforzar su estructura se utilizaron capas horizontales de ladrillos a modo de anillos concéntricos y dieciséis nervios que, bajo el artesonado, unen el anillo del óculus con los arcos de descarga del tambor. 
La perfección y la monumentalidad de esta obra, como todas construidas por Adriano, son un reflejo de la estabilidad y prosperidad de su mandato. La sección del Panteón es un círculo inscrito en un cuadrado. El círculo simboliza la armonía, la perfección, la actividad del cielo. Combinado con el cuadrado, el círculo da idea de movimiento, de dinamismo, de forma envolvente y protectora. Su forma, a modo de bóveda celeste, acogía a las divinidades que, a través del óculo, se comunicaban con el cosmos.

*********************
No século VII foi convertido en igrexa dedicada a Santa María ad Martyres transformando en altares os nichos laterais. 
No interior atopámonos un corpo cilíndrico formado por unha serie de columnas e pilastras corintias que soportan un entaboamento roto pola gran ábsida semicircular integrado no tambor e situado fronte á entrada principal. Entre as columnas e pilastras hai nichos e fornelos separados por corpos macizos diante dos cales aparecen altares con imaxes. 
O corpo superior do tambor ofrece alternativamente macizos cadrados e vans rectangulares remarcados por unha nova alternancia: frontóns triangulares sobre os rectángulos e rectángulos sobre os cadrados. 
A cúpula está decorada con casetóns de tamaño graduado diminuíndo as súas proporcións a medida que se achegan ao óculo, un orificio circular de 8,92 m. de diámetro que é a única fonte de luz a unha altura de 43,5 m. Para aliviar o peso da cúpula utilizouse o formigón mesturado con materiais lixeiros como cascotes de tufo (pedra volcánica, porosa, de pouco peso) leve  e escoura volcánica ademais dos casetóns que unían así unha función técnica á sinxelamente decorativa
Para reforzar a súa estrutura utilizáronse capas horizontais de ladrillos a modo de aneis concéntricos e dezaseis nervios que, baixo o artesoado, unen o anel do óculo cos arcos de descarga do tambor. 
A perfección e a monumentalidade desta obra, como todas construídas por Adriano, son un reflexo da estabilidade e prosperidade do seu mandato. A sección do Panteón é un círculo inscrito nun cadrado. O círculo simboliza a harmonía, a perfección, a actividade do ceo. Combinado co cadrado, o círculo dá idea de movemento, de dinamismo, de forma envolvente e protectora. A súa forma, a modo de bóveda celeste, acollía ás divindades que, a través do óculo, se comunicaban co cosmos.

No hay comentarios: