domingo, 14 de octubre de 2012

Cruz de los Ángeles

Obra: Cruz de los Ángeles
Fecha: Principios del siglo IX
Estilo: Prerrománico, periodo asturiano
Material: Madera de cerezo, lámina de oro y piedras diversas


Alfonso II, rey de Asturias, mandó en el 808 hacer la Cruz de los Ángeles para la catedral de Oviedo. La fecha y el donante se leen en la dedicatoria que se encuentra en una inscripción el reverso de la cruz: "Permanezca esto que ha sido realizado con dulzura: / lo ofrece Alfonso [II el Casto], siervo humilde de Dios. / Si alguien pretendiera llevarme / fuera de donde mi voluntad me había colocado libremente / perezca por el rayo divino. / Se hizo esta obra perfecta en [el año 808]. / Con este signo se ampara el pío. / Con este signo se vence al enemigo".
Es una cruz relicario en forma de cruz griega de forma patada (los brazos se estrechan al llegar al centro), que recuerda prototipos hispanovisigodos o carolingios. Los cuatro brazos, de longitud casi idéntica, salen de un disco en el centro.
En cada uno de los brazos de la cruz hay una pequeña cajita insertada que hace de relicario; cada una de las cuatro cajitas cuenta con su correspondiente tapa corredera.
El alma, de madera de cedro, va chapada con una fina lámina de oro sujeta mediante pequeños clavos elaborados también con oro.
La decoración del anverso de la cruz se ha realizado con cuarenta y ocho piedras, en forma de cabujón. Cinco de ellas son entalles de época romana reutilizados. Algunas de las piedras son semipreciosas, como granates y ágatas.
Se conservan tres anillas en la parte inferior de los brazos horizontales a modo de agarraderas para colgar algo. Esto ha motivado que ciertos autores le atribuyeran la función de sostener colgadas de sus brazos las letras griegas Alfa y Omega (principio y fin), símbolo del Apocalipsis, la segunda venida de Cristo al mundo. No hay acuerdo sobre si alguna vez colgaron estas letras de estas anillas. La función de estas agarraderas podría ser la de sujetar adornos, como se ve en algunas las cruces del tesoro visigodo de Guarrazar.
En todo caso, fue  un rico relicario con un sitio importante en el tesoro real o en la Cámara Santa, y sólo mostrado al público precediendo al obispo en ceremonias especiales.
Según la leyenda, esta cruz habría sido obra de dos ángeles que, disfrazados de peregrinos y luego desaparecidos, la habrían construido para el rey Alfonso II, que la donó a la catedral. Se convirtió en el emblema por excelencia de la monarquía asturiana. De ahí viene el nombre de la cruz. Pero Helmut Schlunk ha desmitificado esta leyenda al comprobar sus analogías con trabajos italianos contemporáneos y la atribuye a orfebres ambulantes de esta nacionalidad, que el pueblo identificó ingenuamente con "ángeles peregrinos".

No hay comentarios: