sábado, 31 de mayo de 2008

Koré del peplos de la Acrópolis




 

Obra: Koré del peplos de la Acrópolis
Fecha: Hacia el 530 a.C.
Estilo: Griego, período arcaico
Material: Mármol con restos de policromía

A las figuras femeninas del periodo arcaico griego se las da el nombre genérico de koré (korai en plural). Este término sirve para designar en este periodo a las estatuas que se las representa de pie. Van vestidas con un peplos, como en este caso. Y aunque los brazos van pegados al cuerpo en las figuras más antiguas, también podía tener uno o los dos brazos erguidos a partir del codo. El rostro, estereotipado, cuyo objetivo no era ser el retrato de una persona real, estaba envuelto en cabello de una volumetría poco natural, como si se tratara de una peluca geometrizada. La estatua se pintaba y la parte de la piel se coloreaba de blanco. Se conservan restos de la policromía en varias partes de la escultura que mide 1,20 ms de altura.
Esta figura, conocida como la koré del peplos de la Acrópolis ateniense, es una obra maestra. Representa a una joven vestida que llevan en una mano una ofrenda (flor, pájaro, fruta...), en este caso perdida.
Al mostrar solamente el rostro, se convierten en un documento muy válido para el estudio de la vestimenta en la escultura griega. Va vestida con una larga túnica de suma sencillez pero, a la vez, elegante. Apenas percibimos los detalles anatómicos del cuerpo femenino; sólo la marca de la cintura y un pequeño atisbo de los senos. En contraste con la sencillez del vestido, el peinado, de largas trenzas que le cuelgan por delante, y la delicadeza del rosto muestran la finura de la obra.
En general, en este periodo se nota una fuerte influencia de la estatuaria egipcia, y dan la sensación de macicez y rigidez corporal. La koré se esculpía de formas variadas, sobre todo en lo que concierne a la indumentaria y al peinado, que reflejan la moda de las diferentes localidades donde se esculpía.
El modelo tiene su versión masculina, conocida como kuros (kuroi en plural). El kurós era pintado de color marrón.
Este tipo de obras se ofrecía como exvoto a las divinidades por parte de las grandes familias.

******************

 

Koré do peplos da Acrópole
Cara ao 530 a.C.
Grego, período arcaico
Mármore con restos de policromía

Ás figuras femininas do período arcaico grego dáselles o nome xenérico de koré (korai en plural). Este termo serve para designar neste período as estatuas que se representan de pé. Van vestidas cun peplos, como neste caso. E aínda que os brazos van pegados ao corpo nas figuras máis antigas, tamén podían ter un ou os dous brazos erguidos a partir do cóbado. O rostro, estereotipado, cuxo obxectivo non era ser o retrato dunha persoa real, estaba envolvido en cabelo dunha volumetría pouco natural, coma se se tratase dunha perruca xeometrizada. A estatua pintábase e a parte da pel coloreábase de branco. Consérvanse restos da policromía en varias partes da escultura que mide 1,20 m de altura.
Esta figura, coñecida como a koré do peplos da Acrópole ateniense, é unha obra mestra. Representa a unha moza vestida que leva nunha man unha ofrenda (flor, paxaro, froita...), neste caso perdida.
Ao mostrar soamente o rostro, convértense nun documento moi válido para o estudo da vestimenta na escultura grega. Vai vestida cunha longa túnica de suma sinxeleza pero, á vez, elegante. Apenas percibimos os detalles anatómicos do corpo feminino; só a marca da cintura e un pequeno indicio dos seos. En contraste coa sinxeleza do vestido, o peiteado, de longas trenzas que lle colgan por diante, e a delicadeza do rostro amosan a finura da obra.
En xeral, neste período nótase unha forte influencia da estatuaria exipcia, e dan a sensación de corpo macizo e rixidez corporal. A koré esculpíase de formas variadas, sobre todo no que atinxe á indumentaria e ao peiteado, que reflicten a moda das diferentes localidades onde se esculpía.
O modelo ten a súa versión masculina, coñecida como kuros (kuroi en plural). O kurós era pintado de cor marrón.
Este tipo de obras ofrecíase como exvoto ás divindades por parte das grandes familias.

No hay comentarios: