lunes, 20 de abril de 2009

Rembrandt: Ronda nocturna


Obra: Ronda nocturna o Ronda de noche
Autor: Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669)
Fecha: 1640-1642
Estilo: Barroco
Técnica: Óleo sobre lienzo
.

Hacia 1640 Rembrandt pinta al óleo sobre lienzo este retrato colectivo [doelen stukken] de tradición holandesa.

Se llama la "Ronda nocturna" porque el cuadro adquirió un toque tan oscuro debido al deterioro, la oxidación del barniz y la suciedad que pareció que la escena ocurría de noche. El nombre ya ha quedado, pero el cuadro no representa ninguna acción nocturna.

En un portalón en penumbra, al que llega un potente foco de luz, un grupo de arcabuceros de Ámsterdam se prepara para salir a vigilar el orden de la ciudad. El cuadro fue encargado por la corporación de arcabuceros de Ámsterdam para decorar la sede de la milicia, una institución municipal. Hoy sigue siendo propiedad del Ayuntamiento de la ciudad de Ámsterdam.
Los dieciocho miembros pagaron para ocupar un puesto privilegiado en el cuadro, pero no todos quedaron a gusto con el resultado final, por lo que Rembrandt tuvo problemas para cobrar.

En el centro, vestido de negro, con una faja de color rojo, está el capitán Cocq que da la orden al teniente, de color amarillo, de comenzar la ronda. Detrás de ellos aparecen las figuras de dieciocho miembros de la compañía dispuestos a partir al son del tambor que aparece a nuestra derecha. Hay también tres niños y un perro en el cuadro.

La niña es un personaje central en el cuadro; no está en penumbra ni le afectan las sombras. Es un foco de luz. Tal vez sea el retrato de Saskia, la mujer de Rembradnt que muere el mismo año en que pinta el cuadro; ya le había servido de modelo en otras obras. El gallo blanco que lleva colgado es el emblema de la compañía.

Rembrandt se aparta de nuevo de la organización tradicional de este tipo de cuadros y genera una acción (al gusto barroco), lo que dota al cuadro de gran originalidad; se crea asi un nuevo modelo para el retrato colectivo. El cuadro está organizado en torno al eje de la figura del capitán y las diagonales de las lanza y el asta de la bandera.

Los colores más abundantes son los siena y tierras tostadas; el rojo de la banda del capitán y del arcabucero de su derecha destacan, junto con el amarillo de la niña y del teniente, y ponen el contrapunto a la parvedaz de color del cuadro. En todo caso, el dibujo pierde importancia en favor de la luz y el color. Los contornos de las figuras son poco nítidos.

Influido por Caravaggio, Rembrandt usa el tenebrismo y el claroscuro, que crea fuertes contrastes de luz. La luz no actúa uniformemente, sino que acentúa unas partes del cuadro o personajes y deja en penumbra a otros.

El cuadro fue mutilado a nuestra izquierda y en la parte superior para reducir su tamaño; pero conocemos cómo era por una copia que se ha conservado de cómo era en su origen. Esto hace que hoy no veamos a todos los personajes originales.

La plenitud de la pintura barroca holandesa se dio a partir de la independencia nacional en 1609. El retrato individual o de grupo familiar tienen una gran importancia dentro de la nueva sociedad burguesa de mentalidad democrática y puritana protestante. Pero sobre todo adquiere relevancia el retrato colectivo [doelen stukken].


No hay comentarios: