lunes, 18 de mayo de 2009

Anuncio a los pastores: Panteón de San Isidoro




Obra: Anuncio a los pastores del nacimiento de Jesús (San Isidoro de León)
Autor: Desconocido; de origen francés o de una escuela miniaturista leonesa
Fecha: Dudosa su cronología. Primer tercio del XII; en todo caso, antes del 1149
Estilo: Románico
Técnica: Temple sobre estuco blanco.


En la colegiata de San Isidoro (León) hay un pórtico de la antigua iglesia, en el lado oeste, que sirvió de panteón de los Reyes de León y que está adosado a la actual iglesia románica. Aquí se encuentran seis bóvedas baídas con pinturas románicas realizadas al temple sobre estuco blanco. Sobre este color destacan las líneas negras del contorno de las figuras.
En una de estas bóvedas se representa la escena del anunció a los pastores del nacimiento de Jesús. En el evangelio de san Lucas 2,6-14 se lee lo siguiente: "Y sucedió que, mientras ellos (José y María) estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito (Jesús), le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»
En la pintura hay una descripción del tema de forma naturalista, bucólica e incluso anecdótica. Tres pastores escuchan la voz del ángel. Uno de ellos tiene el cayado en una mano y con la otra toca una flauta de pan; otro toca un cuerno; y el tercero da de beber a su mastín. Las cabras pacen tranquilamente o ramonean en un arbusto. Los cerdos comen bellotas. Hasta dos machos cabríos están afrontados, con evidente influjo persa. Hay interés por un paisaje que, aunque sea muy escueto en su arbolado, unifica la escena.
Se ha considerado durante mucho tiempo que esta pintura respondía al modelo de pintura francés que habría llegado a través del Camino de Santiago; hoy se cree que también podría deberse al influjo de un taller miniaturista leonés. Las características de la pintura responden a la importancia del dibujo que el románico manifiesta así como a las otras características propias de la pintura románica.
Esta obra forma parte de un complejo programa iconográfico, tal vez en relación con el culto mozárabe, que aunque había sido prohibido por Alfonso VI, todavía seguiría usándose en la zona leonesa. Es tal la calidad de estas pinturas y su buen estado de conservación que se las da el calificativo de "capilla sixtina del románico".

 *************************
Obra: Anuncio aos pastores do nacemento de Xesús (santo Isidoro de León).
Autor: Descoñecido; de orixe francesa ou dunha escola miniaturista leonesa.
Data: Dubidosa a súa cronoloxía. Primeiro terzo do XII; en todo caso, antes do 1149.
Estilo:  Románico
Técnica: Témpera sobre estuco branco

Na colexiata de santo Isidoro (León) hai un pórtico da antiga igrexa, no lado oeste, que serviu de panteón dos Reis de León e que está encostado á actual igrexa románica. Aquí atópanse seis bóvedas baídas con pinturas románicas realizadas á témpera sobre estuco branco. Sobre esta cor destacan as liñas negras do contorno das figuras.
Nunha destas bóvedas represéntase a escena do anuncio aos pastores do nacemento de Xesús. No evanxeo de san Lucas 2,6-14 lese o seguinte: "E sucedeu que, mentres eles (Xosé e María) estaban alí, chegoulle o tempo do parto, e deu a luz ao seu fillo primoxénito (Xesús), envolveuno nuns capizos e deitouno nunha manxadoira, porque non tiñan sitio na pousada. Había na mesma comarca uns pastores, que durmían ao raso e vixiaban por quenda durante a noite o seu rabaño. Presentóuselles o anxo do Señor, e a gloria do Señor envolveunos na súa luz; e enchéronse de temor. O anxo díxolles: «Non temades, pois vos anuncio unha gran alegría, que o será para todo o pobo: naceuvos hoxe, na cidade de David, un salvador, que é o Cristo Señor; e isto serviravos de sinal: atoparedes un neno envolto en capizos e deitado nunha manxadoira». E de súpeto xuntouse co anxo unha multitude do exército celestial, que enxalzaban a Deus, dicindo: «Gloria a Deus nas alturas e na terra paz aos homes en quen el se comprace».
Na pintura hai unha descrición do tema de forma naturalista, bucólica e ata anecdótica. Tres pastores escoitan a voz do anxo. Un deles ten o caxato nunha man e coa outra toca unha frauta de pan; outro toca un corno; e o terceiro dá de beber ao seu mastín. As cabras pacen tranquilamente ou repelan nun arbusto. Os porcos comen landras. Ata dous machos cabrúns están afrontados, con evidente influxo persa. Hai interese por unha paisaxe que, aínda que sexa moi sinxela no seu arboredo, unifica a escena.
Considerouse durante moito tempo que esta pintura respondía ao modelo de pintura francés que chegaría a través do Camiño de Santiago; hoxe crese que tamén podería deberse ao influxo dun obradoiro miniaturista leonés. As características da pintura responden á importancia do debuxo que o románico manifesta así como ás outras características propias da pintura románica.
Esta obra forma parte dun co programa iconográfico, talvez en relación co culto mozárabe, que aínda que fora prohibido por Afonso VI, seguiría, con todo, usándose na zona leonesa. É tal a calidade destas pinturas e o seu bo estado de conservación que lles mereceu o cualificativo de "capela sixtina do románico".

1 comentario:

Pedro. Principat d'Andorra dijo...

Aunque en varias obras de cierto prestigio se dice que las bóvedas del Panteón Real son vaídas (o baídas), en la observación directa de las mismas esevidente que se trata de bóvedas de arista (por otra parte mucho más frecuentes en el románico que las vaídas).