domingo, 10 de mayo de 2009

Velázquez: La fragua de Vulcano

Obra: La fragua de Vulcano
Autor: Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660)
Fecha: Siglo XVII (1630)
Estilo: Barroco
Técnica: Óleo sobre lienzo
.
La Fragua de Vulcano es una cuadro pintado al óleo sobre lienzo por Velázque, el pintor barroco y sevillano que sirve a Felipe IV, el rey español del momento. Lo pinta en Italia hacia 1630, cuando visita Italia, posiblemente por inspiración de Rubens. Es compañero de otro cuadro titulado la Túnica de José. La escena mitológica que vemos en el cuadro está tratada como si fuera una escena contemporánea del XVII. El tema está recogido de Las metamorfosis, del escritor clásico Ovidio. Apolo acude a la fragua en la que está trabajando el dios Vulcano con los cíclopes, sus ayudantes, haciendo una coraza para Marte, dios de la guerra. Ante la sorpresa e incrudulidad de los presentes, comunica al desconsolado Vulcano, dios del fuego y protector de herreros, que su mujer, la diosa de la belleza Venus, está con devaneos amorosos con Marte. La sorpresa hace que todos los presentes paralicen su trabajo para mirar escépticos, al dios Apolo. Momento muy en acto, totalmente barroco. Excepto la corona de laureal de Apolo y el resplandor sobre su cabeza, no hay ningún rasgos que nos indique la divinidad de los personajes. Incluso los cíclopes, tradicionalmente con un ojo, aquí aparecen coo hombres del pueblo que conocen su oficio. La escena ocurre en una herrería de las que podría ver Valázquez con frecuencia. No ha, por tanto, idealización ningua, sino realismo barroco. el aprendizaje de Velázquez en Italia se nota en la valoración de esos torsos desnudos, en el color veneciano de la túnica naranja de Apolo, en el el rojo del fuego de la fragua. La escena se organiza en un círculo alrededor de la fragua. Los diferentes planos en que se encuentra los personajes, ocupando todo el espacio, producen un efecto espacial inédito. Las miradas que se dirigen hacia Apolo, hace que el espetador vaya de un cíclope a otro o a Vulcano. Es una composición realista pero muy estudiada. Se ha interpretado el cuadro como una apología de la pintura, que estaría al mismo nivel que la música o la poesía, frente a la escultura o la artesanía, que tendría que realizarse con la mano. En el fondo, es buscar un buen papel en el estatus social de la época. Esto ya lo había intentado Leonardo da Vinci en su Tratado de la pintura, y será una aspiración en pintores hasta conseguir una libertad que los permita vivir y trabajar sin tener que estar sometidos a las imposiciones de los poderosos a los que servían.
.

No hay comentarios: