viernes, 13 de junio de 2008

Ara pacis



Obra: Ara Pacis
Fecha: Entre el 13 y el 9 a.C.
Estilo: Romano, periodo imperial
Material: Mármol de Carrara


Este templo, mejor sería decir altar fue construido entre el 13 y el 9 a.C. por mandato del Senado para dar gracias por la vuelta victoriosa a Roma del emperador Augusto tras la pacificación de las Galias e Hispania y cuando la paz se extendió por todo el Mediterráneo. Era un periodo amplio de paz que hacía tiempo no había conocido Roma. Por eso está dedicado a la diosa de la Paz, y en su honor se celebraban sacrificios en el ara que se encuentra en el interior del edificio.
Es un modesto monumento a cielo abierto de forma levemente rectangular. En su centro estaba el verdadero altar. La forma es la típica para esta clase de edificios, que eran de madera como se nota aún claramente la del Ara Pacis, una petrificación monumental del edificio. Tenía dos grandes vanos de entrada, orientados, uno al este y otro al oeste. La puerta frontal sobre escalinata era para el sacerdote oficiante, y la otra posterior, a pie llano, para las víctimas. El tener dos puertas haría alusión a la estrecha relación que existía entre el recinto de Jano en el Foro, que también tenía dos puertas, cerradas en tiempos de paz, y la Paz. Se cuenta que desde los tiempos de Numa Pompilio, segundo rey de Roma, hasta este momento, sólo se habrían cerrado dos veces.
El Ara Pacis se compone de un recinto que encierra el altar propiamente dicho, reproduciendo las formas de un templum minus, creado por los Auguri (sacerdotes). Presenta en su núcleo central la mensa, el altar propiamente dicho, sobre el que se ofrecían los sacrificios de los animales y el vino y que ocupa casi todo el espacio interior del recinto.
Los relieves que decoran el Ara Pacis cubrían las paredes por dentro y por fuera y  ofrecen el conjunto más importante de todo el arte escultórico romano, tanto por su belleza intrínseca como de su gran calidad y alto valor artístico. Resumiendo mucho, la construcción se encuentra sobre una gran base marmórea dividida en dos registros decorativos: el inferior vegetal, el superior figurado, con representación de escenas míticas a los lados de las dos entradas y con una procesión de personajes sobre los otros lados. Entre ellos una greca de separación con un tema a esvástica. 
La decoración está organizada en cuatro grupos de relieves: los dos frisos externos del desfile procesional; los cuatro relieves alegóricos que flanquean por fuera ambas puertas; el zócalo corrido externo, con roleos de acanto; y el friso interno, con los bucráneos y guirnaldas.

No hay comentarios: