martes, 24 de junio de 2008

Arco de triunfo de Tito




Obra: Arco de Tito
Fecha: Siglo I d.C. (año 81)
Estilo: Romano, periodo imperial
Técnica: Mármol

El arco de triunfo de Tito es el más antiguo de los que se conservan en Roma. Está montado sobre un alto podio o basamento, sobre el que se alza el muro, principal elemento sustentante. A él se adosan unas semicolumnas de carácter decorativo rematadas con el capitel compuesto. El vano central está formado por un arco de medio punto.
Como novedad romana, se une el sistema de arco, de fuerzas laterales, inspirado en obras etruscas, y el sistema adintelado, de fuerzas verticales, de inspiración griega. En el fondo, esto es una contradicción, pues cada uno presenta fuerzas de distinto signo. Sin embargo, el romano, con su originalidad, sabrá sacar de esta forma gran partido; basta ver cómo se aplica este esquema de arco de triunfo en la fachada del Coliseo, por ejemplo.
Se trata de un arco sencillo, sobre todo comparado con los más monumentales que se levantarán después, los de Septimio Severo y Constantino. A pesar de ello resulta de gran elegancia y notoriedad, con sus más de 15 metros de altura-.
La decoración del conjunto, sobre todo la escultórica, es muy interesante. En las enjutas, espacios comprendidos entre el arco, el dintel y la columna o el muro, están esculpidas unas Victorias que llevan estandartes y se lanzan hacia la piedra clave. En el entablamento, el arquitrabe tiene tres bandas sencillas; el friso representa el desfile triunfal de las tropas romanas, y la cornisa soporta el ático. Aquí se lee y, es original, la dedicatoria del arco al Divino Tito Vespasiano Augusto que realiza el Senado y el pueblo romano. El intradós de la bóveda de cañón está adornado con casetones cuadrados
En los relieves que se encuentran en dos frisos en el interior del arco, a derecha e izquierda, se relatan varias hazañas de Tito. En uno de ellos se recuerda la victoria de Tito sobre los judíos, cuando aún era lugarteniente de su padre, Vespasiano. No fue fácil aquella campaña y supuso una satisfacción el triunfo sobre el nacionalismo judío, que fue aplastado definitivamente. Con ello se forzó al éxodo al pueblo judío, se destruyó Jerusalén y su Templo, cuyo botín se trasladó a Roma entre grandes festejos. En el otro relieve se narra la llegada a las puertas de Roma del emperador con los trofeos sagrados conquistados a los judíos para exhibirlos como botín. Estos relieves son un paradigma del relieve histórico romano
Los arcos de triunfo y las columnas monumentales son las dos construcciones más características de la arquitectura conmemorativa romana. Esta construcción responde a una tradición antigua, cuando el Senado romano los erigía para celebrar los triunfos militares y las victorias de sus generales más famosos. La mayoría eran de carácter provisional y servían para potenciar escenográficamente a su paso el desfile de las tropas victoriosas. Posteriormente tomarán un carácter conmemorativo, por lo que se construirán con intención de perdurabilidad, y por tanto con materiales nobles como el mármol o la piedra.
Aunque su cronología es discutida, parece que fue realizado hacia el 81 d.C., poco después de su muerte. El arco fue incorporado durante la Edad Media a la fortificación de la ciudad de Roma, lo que contribuyó a su conservación. En el siglo XVII se encontraba en un estado ruinoso, y tan solo se conservaba el arco central con los relieves dañados. Fue restaurado por primera vez a comienzos del siglo XIX.

No hay comentarios: