domingo, 8 de junio de 2008

Teatro de Epidauro

Obra: Teatro de Epidauro
Autor: Policleto el Joven
Fecha: Siglo IV a.C.
Estilo: Griego, periodo clásico
Técnica: Piedra y mármol
.
Cuando surgió el teatro, a finales del V a. C., el término hacía alusión a una sola de las partes que lo componían, al hemiciclo o graderío desde el que se presenciaba la obra. El diazoma o pasillo ancho dividía en dos cuerpos el auditorio excavado en semicírculo en el flanco de una colina.
La orchestra, el elemento original del teatro griego, solía tener en el centro el altar del dios Dionisos. Era de forma circular y en ese lugar el coro actuaba, danzaba, tocaba instrumentos y cantaba.
Detrás de la orchestra se encontraba la escena, una construcción que servía a la vez de decorado, de bastidor y de camerino para los actores; tenía dos alas laterales, y estaba precedida de un proscenio, una especie de pórtico donde al parecer actuaban los actores.
Entre la escena y los muros de construcción de la orchestra había, a cada lado, un pasillo por donde entraba el coro y otro por donde salía.
Se sabe que los antiguos teatros griegos podían disponer de complejos recursos escénicos, algunos muy utilizados en las obras de los grandes trágicos, como la grúa, para hacer aparecer o desaparecer a los personajes, una plataforma giratoria para cambiar cualquier tipo de decorado, un púlpito, donde se subían los personajes relacionados con el cielo y las escaleras subterráneas, por las que salían los personajes que representaban a los dioses o héroes que procedían del Hades.
El actor griego (hipocrités) solía llevar como vestimenta: la peluca; la máscara (elemento incorporado a las representaciones desde el mundo de la fiesta dionisíacas); una túnica negra, para personajes tristes; colores vivos, para personajes importantes, y colores corrientes, para personajes del pueblo; y sólo en la Tragedia los actores calzaban unos coturnos o especie de zuecos altos, que simbolizaban la superioridad de los personajes (héroes y dioses) que aparecían en el escenario.
Las obras de este teatro de Epidauro, concebido por el arquitecto y escultor Policleto el Joven, comenzaron hacia el 330 a.C. A principios del siglo IV a. C. había en Epidauro una fiesta panhelénica cada cuatro años en el santuario de Asclepio, en la que se combinaban pruebas gimnásticas y musicales. De todos los teatros antiguos, el teatro de Epidauro es el mejor conservado y está poco restaurado. Podía disponer de unas 14.000 localidades, lo que le hace uno de los mayores teatros de la antigüedad, que están colocadas sobre la ladera de una colina. La acústica, a pesar del tamaño, era muy buena, pues permite la audición de en las gradas más altas. Hasta principios del siglo XIX, el teatro se consideraba desparecido. Aquí, en este mítico lugar, fue proclamada la independencia griega en el 1822.


**************************


Cando xurdiu o teatro, a finais do V a. C., o termo facía alusión a unha soa das partes que o compuñan, ao hemiciclo ou bancada desde o que se presenciaba a obra. O diazoma ou corredor ancho dividía en dous corpos o auditorio escavado en semicírculo no flanco dun outeiro.
A orchestra, o elemento orixinal do teatro grego, adoitaba ter no centro o altar do deus Dionisos. Era de forma circular e nese lugar o coro actuaba, danzaba, tocaba instrumentos e cantaba.
Detrás da orchestra atopábase a escena, unha construción que servía á vez de decorado, de bastidor e de camerino para os actores; tiña dúas ás laterais, e estaba precedida dun proscenio, unha especie de pórtico onde ao parecer actuaban os actores.
Entre a escena e os muros de construción da orchestra había, a cada lado, un corredor por onde entraba o coro e outro por onde saía.
Sábese que os antigos teatros gregos podían dispor de complexos recursos escénicos, algúns moi utilizados nas obras dos grandes tráxicos, como o guindastre, para facer aparecer ou desaparecer os personaxes, unha plataforma xiratoria para cambiar calquera tipo de decorado, un púlpito, onde se subían os personaxes relacionados co ceo e as escaleiras subterráneas, polas que saían os personaxes que representaban os deuses ou heroes que procedían do Hades.
O actor grego (hipocrités) adoitaba levar como vestimenta: a perruca; a máscara (elemento incorporado ás representacións desde o mundo das festas dionisíacas); unha túnica negra, para personaxes tristes; cores vivas, para personaxes importantes, e cores correntes, para personaxes do pobo; e só na Traxedia os actores calzaban uns coturnos ou especie de zocos altos, que simbolizaban a superioridade dos personaxes (heroes e deuses) que aparecían no escenario.
As obras deste teatro de Epidauro, concibido polo arquitecto e escultor Policleto o Mozo, comezaron cara ao 330 a.C. A principios do século IV a. C. había en Epidauro unha festa panhelénica cada catro anos no santuario de Asclepio, na que se combinaban probas ximnásticas e musicais. De todos os teatros antigos, o teatro de Epidauro é o mellor conservado e está pouco restaurado. Podía dispor dunhas 14.000 localidades, o que o fai un dos maiores teatros da antigüidade, que están colocadas sobre a ladeira dun outeiro. A acústica, a pesar do tamaño, era moi boa, pois permite a audición nas bancadas máis altas. Ata principios do século XIX, o teatro considerábase desparecido. Aquí, neste mítico lugar, foi proclamada a independencia grega no 1822.

No hay comentarios: