jueves, 10 de marzo de 2011

Juan de Villanueva: Museo del Prado

Obra: Fachada del Museo del Prado
Autor: Juan de Villanueva y de Montes (1739 - 1811)
Fecha: Proyectos entres 1785 y 1787
Estilo: Neoclásico
Material: Piedra y ladrillo
.

Como se puede ver al comentar la planta, el edificio es de forma alargada y terminado en sus extremos en dos alas de planta cuadrada. En el cuerpo central destaca en planta y en alzado el gran pórtico hexástilo con columnas toscanas orientado hacia el paseo del Prado realizado con piedra granítica. Encima coloca el clásico entablamento pero con las formas alteradas: arquitrabe, cornisa y encima, en vez del tradicional frontón triángular o semicircular, coloca el ático en forma rectangular adornado con un relieve con una alegoría referente a Fernando VII como protector de las ciencias, las artes y la técnica.

La galería tiene dos plantas en altura. La inferior tiene unos ventanales profundos rematados con arcos de medio punto que se contraponen a unos nichos rectangualres decorados con estatuas. La superior presenta una galería con columnas jónicas que constrastan con la pronfundidad que producen los cristales de las ventanas. Las galerías pierden el carácter monumental de la fachada, pero ganan en ritmo y agilidad gracias a la secuencia de ventanales. Es un edificio muy racional en su disposición, a lo que contribuye también que el edifico no es muy alto.

En la actualidad hay un tercer piso retranqueado, pero es obra posterior.

El material empleado es el usado desde los Austrias en Madrid, ladrillo y piedra de granito.

En la fachada se colocaron medallones, jarrones y esculturas alegóricas a las artes, obras de Mariano Salvatierra.

La primera reforma de la zona donde se encuentra el museo comenzó con Felipe II. En el XVII Felipe IV había construido en esta zona el Palacio del Buen Retiro para su residencia y solaz (de ahí el nombre), que se fue deteriorando con el tiempo. Hoy sólo nos queda de aquel palacio el Casón del Buen Retiro, el Salón del Reino (mucho tiempo Museo del EjércIto), y los jardines del Retiro madrileño. En tiempos del rey Carlos III, el conde de Aranda, presidente del Consejo de Castilla, dentro de una mentalidad de la Ilustración, propone la urbanización del llamado paseo del “prado” de los monjes del monasterio de san Jerónimo. Pero también es un plan de modernización científica, confeccionado a la medida del rey ilustrado y de su gabinete de intelectuales y artistas renovadores. Es un proyecto importante en torno al eje norte-sur de Madrid. Se trataba de colocar fuentes de tramo en tramo (fuentes actuales de Cibeles, Neptuno y Apolo) al mismo tiempo que se levantaban unos edificios significativos: Gabinete de Historia Natural (hoy museo del Prado), Observatorio astronómico y el Real jardín botánico, obras todas ellas de Juan de Villanueva. Fernando VII decide cambiar de función al edificio y en 1819 se inauguraba discretamente el Museo Real de Pinturas.
.

No hay comentarios: