martes, 8 de marzo de 2011

Le Vau y J.Hardouin-Mansart: Palacio de Versalles


Obra: Palacio de Versalles
Autor: Le Vau, J.Hardouin Mansart (1646-1708) y Le Notre
Fecha: Siglo XVII
Estilo: Barroco
Material: Ladrillo (parte antigua); piedra y mármol
.


El palacio de Versalles se forma a partir de una serie de ampliaciones. Versalles es una localidad a tan sólo 21 kilómetros de París. Luis XIII, atendiendo a esta cercanía, había construido un pequeño palacete en forma de U para poder retirarse a descansar y cazar sin alejarse de la capital. El edificio se abría a un patio de mármol (1). Era un palacio con patio abierto, modelo de los palacios franceses.
El palacete
de Luis XIII resultaba pequeño para las pretensiones del nuevo Rey Sol, Luis XIV, por lo que encargó sucesivamente su ampliación y enriquecimiento a Louis Le Vau y a Jules Hardouin Mansart. Se dan tres fases de ampliación. Entre 1661 y 1668, Le Vau, arquitecto real, prolonga dos alas del edificio primitivo (A).
Entre 1668 y 1678 Le Vau envuelve por detrás el edificio primitivo en forma de U en torno al patio de mármol con aposentos reales (B). Deja una terraza entre la Sala de la Guerra (4) y la Sala de la Paz (3).
Entre 1688 y 1715, J. Hardouin-Mansart, ahora arquitecto real, hace las dos alas laterales (C) prolongando el edificio hacia los lados. También realiza la Galería de los espejos (2) donde estaba la terraza. En el ala izquierda de nuestra vista,
realiza la capilla palaciega (6) y el teatro (7).
Una de las características del diseño es la simetría del conjunto que está dividido, simétricamente, por un eje principal. El palacio tiene el lenguaje basado en lo que posteriormente se llamaría el clasicismo francés. Están muy marcados, por un lado, los edificios y, por otro, las calles que comunican dichos edificios. Todos los elementos que forman el conjunto están edificados dentro de un gran orden, con una gran proporción general y una exquisita armonía, y ello pese a la diferencia de épocas de construcción y materiales. Sin embargo, en todo momento mantiene una composición simétrica, como una máxima nunca rebasada.
Luis XIV quiso que el resultado final fuera un edificio escaparate colosal y esplendoroso
de su reinado cumpliendo con la función de dar cabida a los servicios administrativos de la Nación, servir de residencia a 20.000 personas y satisfacer los gustos estéticos y los ratos de ocio del rey. Pero, por encima de todo, el palacio debía ser el escenario magnífico que glorificara a Luis XIV ante su pueblo, los embajadores extranjeros y la historia. Este palacio de Versalles sirvió con creces para exaltar el inmenso poder del régimen absolutista y de la hegemonía de Francia en Europa.
Faltan en la imagen los jardines.
Versalles estableció una nueva concepción de urbanismo abierto, que está en contacto con la naturaleza, siendo el modelo a seguir por la arquitectura palaciega de toda Europa. En España se hizo sentir con fuerza en construcciones como el Palacio de la Granja de Segovia o el Palacio de Aranjuez en Madrid. (Conviene pulsar sobre la imagen para ver la lámina ampliada y la correspondencia con las letras y números).

No hay comentarios: