miércoles, 9 de marzo de 2011

Juan de Villanueva: Museo del Prado



.
Obra: Planta del Museo del Prado
Autor: Juan de Villanueva y de Montes (1739 - 1811)
Fecha: Proyectos entres 1785 y 1787
Estilo: Neoclásico
Material: Piedra y ladrillo

La planta del museo del Prado presenta cinco espacios diferenciados adaptados según la función que desempeñan.

El cuerpo central (A) está concebido como una basílica con cabecera absidial. Sería “un gran templo laico de la ciencia”. Está perpendicular al eje longitudinal. En esta parte se encuentra la fachada principal (B) del edificio en forma de un pórtico hexástilo toscano que sobresale del edificio. A derecha e izquierda se proyectan dos espacios estrechos y alargados (C) que tienen una función dinámica. Aquí se encuentran unas galerías venecianas llenas de ventanales. Están abovedadas en sus tramos centrales.

En los lados norte y sur coloca unos espacios cuadrados que dan el sentido estático o de terminación al edificio. En la fachada sur (E) usa un modelo de palacio italiano con patio cuadrado y cerrado. Seis columnas corintias decoran esta fachada. En la fachada norte (D) proyecta una rotonda circular dentro del espacio cuadrado cubierta con una cúpula montada sobre ocho columnas jónicas. En esta fachada, la escalera daba acceso al segundo nivel, ya que el primero estaba cegado por la tierra de una ladera. Más tarde se rebajó este piso para poder entrar por el primer nivel.

Como características que se observan en la planta podemos decir que es una construcción con volúmenes nítidos y geométricos, pero de gran sobriedad. El espacio exterior refleja la estructura interior. Predomina la horizontalidad; hay una armonía, proporción y equilibrio entre todas las partes, lo que hace al edifico plenamente neoclásico. Hay una disposición rigurosamente simétrica de los elementos arquitectónicos.

La obra comenzó a realizarse en 1785 en tiempos del rey Carlos III. En su origen fue proyectado para Gabinete de Historia Natural. Y estaba pensado dentro de un complejo urbanístico muy amplio, junto con el Observatorio astronómico (también proyectado por Villanueva) y el Jardín Botánico, todo ello inmerso junto a los jardines del Buen Retiro. Dentro de las dos líneas que hay en el neoclásico español, una más de tipo italiano, más en consonancia con las ideas barrocas, Villanueva se inclina por la otra línea, la que va más por lo funcional, más desnuda de decoración.

1 comentario:

Patricia dijo...

Te doi mil gracias por haber colgado esta entrada, por que me he vuelto loca hasta que he dado con esto que lo necesitaba para una ficha de arte.
Buena entrada, un saludo.